Consistencia de control de la presión arterial después del ictus isquémico: Prevalencia y pronóstico

Escrito por| Artículos recientes

Pedro Armario 01/01/2014

Resumen:

Antecedentes y objetivo: La reducción de la presión arterial (PA) disminuye el riesgo vascular después del ictus; sin embargo, poco es conocido acerca de la relación entre la consistencia de  control de la PA y riesgo de recurrencia de eventos vasculares.

Métodos:  En este análisis post hoc del estudio Vitamin Intervention for Stroke Prevention ( n= 3.680), los sujetos con un ictus reciente (< 120 días), seguidos durante 2 años, fueron divididos según la proporción de visitas en las cuales la PA estaba bien controlada ( < 140/90 mm Hg): < 25%, 25 al 49%, 50 al 74% y ≥75%. Se llevaron a cabo modelos multivariantes ajustados por variables clínicas y demográficas para determinar la asociación entre consistencia de control de la PA respecto a los resultados del objetivo primario (ictus) y del secundario (ictus, infarto de miocardio, o mortalidad vascular).

Resultados: Solo el 30% de los participantes tuvieron la PA controlada durante un tiempo ≥ 75%. La consistencia del control de la PA afectó a lo sujetos con una PA sistólica  > 132 mm Hg . En los sujetos con PA sistólica basal > percentil 75 (> 153 mm Hg) el riesgo de eventos, primario y secundarios fue  inferior en los sujetos que presentaban PA controlada ≥ 75% frente a los que tenían la PA controlada < 25% de las visitas (razón de riesgo ajustada 0,46; IC 95% 0,26-0,84 y 0,51; IC 95% 0,32-0,82. Los sujetos con una PA media durante el seguimiento < 140/90 mm Hg tuvieron un riesgo menor de eventos (objetivo primario y secundario) que los que tenían una PA media ≥ 140/90 mm Hg (razón ajustada de riesgo 0,76;IC 95% 0,59-0,98 y 0,76; IC 95% 0,62-0,92.

Conclusiones: En este riguroso ensayo clínico, menos de una tercera parte de los sujetos con ictus tenían una PA controlada durante ≥ 75% de las visitas durante los 2 años de seguimiento. Por otra parte la consistencia de control de la PA entre los sujetos con PA sistólica basal elevada se relacionó con la recurrencia de ictus, y el objetivo compuesto de ictus, infarto de miocardio o muerte de causa vascular.

Comentario:

En España, el ictus representa la primera causa de mortalidad en el hombre y la tercera en la mujer, siendo una causa importante de incapacidad, y por otra parte, es uno de los factores que contribuye al desarrollo de alteración de la función cognitiva y demencia. La HTA es el factor más importante susceptible de intervención: su relación con el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares ha sido bien establecida en diversos estudios poblacionales así como en estudios de intervención. Un descenso de la PA sistólica de 10mm Hg o de la diastólica de 5 mm Hg se asocia a un descenso de eventos coronarios del 25% y de ictus en un 36%.
Los mecanismos etiopatogénicos por los que la HTA provoca patología cerebrovascular son diversos y complejos. En los últimos años diversos estudios llevados a cabo en amplias cohortes, han puesto de manifiesto la importancia no solo del valor de la presión arterial (PA) per se, es decir del grado de control de la PA, sino también de su variabilidad a lo largo del tiempo: variabilidad entre visitas de la PA.  Menos claro están los factores que determinan una mayor variabilidad de la PA entre visitas.
En el trabajo aquí comentado, los autores han realizado un análisis post hoc de pacientes incluidos en el estudio VISP ( Vitamin Intervention for Stroke Prevention), llevado a cabo en 3.682 sujetos con un ictus reciente ( < 120 días) que fueron seguidos durante 2 años tras el ictus, y observaron una relación entre la consistencia de control de la PA y la recurrencia de ictus ( objetivo primario) o de un objetivo secundario compuesto de ictus, infarto de miocardio con mortalidad de causa vascular. La recurrencia del ictus y la aparición de eventos cardiovasculares (objetivo compuesto) fuer menor entre los sujetos con una PA bien controlada durante ≥ 75% de las visitas respecto a los que la tenían controlada solo en < 25% de las visitas.
Aunque el estudio tiene algunas limitaciones, propias de un análisis post hoc (entre ellas el hecho de que el grupo con un buen control de la PA durante un periodo ≥ 75% tenían un mejor perfil cardiovascular), los resultados se mantenían tras ajustar por otros factores de riesgo, y confirman lo observado en estudios previos, por lo que parece coherente intentar no solo lograr el control de la PA, sino mantenerla dentro de objetivos terapéuticos (< 140/90 mmHg)  a lo largo del seguimiento.    

Cita original:
Towfighi A, Markovic D, Ovbiagele B. Consistency of blood pressure control after ischemic stroke. Prevalence and prognosis. Stroke 2014;45:1313-1317

Último modificado: 16 julio, 2017