Elevación de la presión arterial y progresión de las lesiones de sustancia blanca en la población general

Escrito por| Artículos recientes

Pedro Armario 01/01/2013

Resumen:

La elevación de la presión  se considera un factor de riesgo de aparición lesiones cerebrales de la sustancia blanca (LSB) con el envejecimiento. En un estudio longitudinal de base poblacional de 665 personas sin demencia, se investigó la relación longitudinal entre presión arterial sistólica, presión arterial diastólica, y presión del pulso, con la progresión anual de LSB. Las medidas de presión arterial fueron calculadas a lo largo del periodo de 5 años antes de la RMN. La progresión de las LSB fueron medidas en 2 RMN separadas por 3,5 años.  Se realizó un análisis con modelo de regresión lineal y se ajustó por edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular y volumen basal de las LSB. Además se evaluó si el tratamiento de la hipertensión estaba relacionado con una menor progresión de las LSB. Tanto la presión arterial sistólica como diastólica se asociaron de forma significativa con la progresión de LSB
(coeficiente de regresión { Intervalo de confianza del 95%>, 0,08 {0,03;0,14> mL/año y 0,09 {0,03; 0,15> mL/año por cada incremento de la DE de la presión arterial sistólica y diastólica, respectivamente. La presión del pulso también se asoció de forma significativa con la progresión de las LSB, pero no de forma independiente de la hipertensión.  Después de ajustar por el volumen basal de LSB, solo la presión arterial sistólica siguió asociándose de forma significativa: 0,05 (0,00; 0,09) mL/año por cada incremento de la DE. Los sujetos con hipertensión no controlada no tratada presentaron una significativamente mayor progresión de las LSB en comparación con los sujetos con hipertensión tratada, no controlada (diferencia {intervalo confianza 95%>, 0,12{0,00; 0,23> mL/año. Este estudio muestra que la elevación de la presión arterial precede a las LSB e implica que el tratamiento de la hipertensión podría reducir la progresión de las LSB en la población general.

Comentario:

Es bien conocido que las lesiones de sustancia blanca (LSB) son un importante factor pronóstico de padecer un ictus, alteración cognitiva, demencia o muerte. Las LSB son más comunes en pacientes con factores de riesgo crónico como la hipertensión arterial (HTA) y la diabetes, y su prevalencia es altamente elevada en sujetos de edad avanzada. La relación entre HTA y LSB se observó inicialmente en estudios transversales, habiendo sido confirmada posteriormente en estudios prospectivos. La evidencia actual permite considerar a las LSB como un marcador silente de daño cerebral,  existiendo también alguna evidencia que sugiere que el tratamiento de la HTA podría detener de forma eficiente la progresión de las LSB, pero no se conoce si esta asociación y su progresión está asociada con el volumen basal de LSB.

El objetivo de este estudio longitudinal de base poblacional, llevado a cabo en 665 personas sin demencia, se evaluó la asociación de la elevación de la presión arterial sistólica, diastólica y presión del pulso, y del tratamiento antihipertensivo, así como el volumen basal de las LSB con la progresión de las mismas.  Los resultados de este estudio muestran varios aspectos interesantes:
-La elevación de la presión arterial precede a la aparición de las LSB
– El volumen basal de las LSB se asoció a la progresión de las LSB, y en el  análisis multivariante, tras ajustar por dicho volumen basal, solo el aumento de la presión arterial sistólica se asoció de forma independiente a las LSB.
– El tratamiento antihipertensivo podría reducir la progresión de las mismas en la población general.

No obstante es importante hacer diversos comentarios sobre este tema:
– En primer lugar, la dificultad de hacer RMN para la detección de estas lesiones silentes, si no es en el contexto de un estudio en concreto, si bien es cierto que en exploraciones solicitadas por  sintomatología neurológica de diversa índole pueden observarse dichas lesiones, pudiendo ser un marcador de lesión cerebral silente
– En segundo lugar, saber si la presencia de estas lesiones es independiente de otras formas de afectación de órganos diana más fáciles de detectar en la practica clínica, como la microalbuminuria o la hipertrofia ventricular izquierda, medida por ECG o mediante ecocardiografía.
– Por último y más importante, poder evaluar en ensayos clínicos si el control de la presión arterial es beneficioso en el enlentecimiento o prevención de las LSB.

Cita original:
Verhaaren BFJ, Vernooij MW, de Boer R, Hofman A, Niessen VJ, van der Lugt A et al. High blood pressure and cerebral white matter lesion progression in the general population. Hypertension 2013;61: Epub ahead of print

Último modificado: 16 julio, 2017