Los adultos con enfermedad renal crónica estadio 3 presentan un riesgo elevado de infarto cerebral silente

Escrito por| Artículos recientes

Pedro Armario 01/01/2011

Resumen:

Antecedente y objetivo: La estrecha relación entre enfermedad renal crónica (ERC) e ictus está bien establecida. Sin embargo, pocos estudiados se han centrado en el infarto cerebral silente (ICS) en la ERC. Se investigó la prevalencia de ICS en diferentes estadios de ERC.

Métodos: Se incluyeron 1312 participantes de 30 a 93 años de edad, que provenían de una muestra aleatoria de residentes o de un grupo de sujetos examinados físicamente en la misma comunidad.  Se realizó una valoración de la información básica, evaluación clínica, análisis de laboratorio e imágenes de RMN. Los sujetos fueron divididos en los grupos 1, 2, 3a y 3b, correspondientes a un filtrado glomerular estimado (FGe) de ≥90,0, 60,0 a 89,9, 45,0 a 59,9, y 30,0 a 44,9 mL/min/1,73 m2 .

Resultados: La prevalencia cruda fue de 4,7%: 2,6% (20 de 759 sujetos) en el grupo 1; 6,3% (32 de 506) en el grupo 2; 12,9% (4 de 31) en el grupo 3a; y 37,5% (6 de 16) en el grupo 3b (p<0,001). Además, se observó una  correlación entre la presencia de ICS y la edad, sexo masculino, hipertensión arterial, diabetes, placa carotidea moderad, mayores niveles de presión arterial, obesidad, y niveles de triglicéridos, colesterol HDL, PCR ultrasensible, y acido úrico ( todos p < 0,05). El efecto de incremento del riesgo de IFC en cada grupo de FGe respecto al grupo 1 no aumentó, excepto para el grupo 3b (OR 9,34; p<0,001).

Conclusiones: Existe una estrecha relación entre ICS y FGe. Se encontró un incremento significativo en la prevalencia de ICS cuando el FGe estaba entre 30,0 y 44,9 mL/min/1,73 m2. Los adultos con ERC estadio 3b presentan un riesgo elevado de presentar ICS.

Comentario:

Es frecuente observar infartos cerebrales silentes( ICS) en la RMN realizada en pacientes ancianos. La prevalencia de lesiones cerebrales asintomáticas, infartos lacunares o lesiones de la sustancia blanca incrementa con la edad, siendo del 5% a la edad de 60 años hasta el 35% a los 90 años de edad.

El ICS es debido a un infarto lacunar por oclusión de las pequeñas arterias cerebrales penetrantes y pueden ser un predictor de ictus cínico establecido. Recientemente, algunos autores han descrito una relación entre enfermedad renal crónica e infarto cerebral silente. La información disponible hasta ahora se centra fundamentalmente en sujetos con FGE <  60 mL/min/1,73 m2  y con edad superior a los 60 años.

El estudio aquí comentado evalúa una población con un amplio rango de edad ( 30 a 93 años) y agrupando el FGe en diversos estadios, incluidos los pacientes con FGe de 60-90 mL/min/1,73 m2, aunque se excluyeron los sujetos con una FGe < 30. Por otra parte, los sujetos con FGe de 60-90 mL7min/1,73 m2, calculado a partir del MDRD tiene unas limitaciones que son bien conocidas.
Estas limitaciones no invalidan los principales hallazgos de este estudio: Los sujetos con FGe entre 30-60 ( estadio III) presentan un elevado riesgo de enfermedad cerebral silente respecto a los sujetos en estadio 1 o 2. LOs resultados son especialmente importantes en el grupo de sujetos en estadio IIIb (FGe entre 30,0-44,9) , que presentaron un prevalencia claramente elevada (37,5%) respecto a lo sujetos en estadio IIIa (12,9%) ; p<0,001, aunque el número de sujetos con ICS en estadio IIIb fue pequeño ( 6 de 16).

Estudios previos han mostrado una elevada prevalencia de lesiones de la sustancia blanca (52,8%) en sujetos con enfermedad renal crónica, pero la patogénesis del ICS y de las lesiones de la sustancia blanca es diferente. Como mencionan los propios autores, queda por conocer el beneficio que derivaría de la detección de estas lesiones cerebrales silentes en la potencial prevención del ictus establecido. Ahora por ahora, en la práctica clínica, la realización de una RMN cerebral no está justificada desde el punto de vista de detección precoz de lesión de órgano diana en los hipertensos, sino en función de indicaciones clínicas concretas.

Cita original:
Chou C C, Lien LM, Chen WH, Wu MS, Lin SM, Chiu HC et al. Adults with late stage 3 chronic kidney disease are at high risk for prevalent silent brain infarction. A population-based study. Stroke 2011;42:2120-2125

Último modificado: 16 julio, 2017