¿Son efectivos y seguros los IECA en pacientes con insuficiencia renal crónica grave?

Escrito por| Artículos recientes

R Marín 01/01/2006

Resumen:

La nefroprotección de los bloqueantes del sistema renina-angiotensina sólo está demostrada en los pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC) ligera o moderada. Aquí se analiza la respuesta a un IECA (benazepril) en casos con IRC grave. Es un estudio realizado en la Universidad de Guangzhou (China) con 422 pacientes que tenían IRC de origen no diabético (68 % nefropatía glomerular, 20 % nefropatía vascular). En el grupo 1 (n= 104) la creatinina osciló entre 1,5 – 3,0 mg/l y recibieron 20 mg/día de benazepril. En el grupo 2 los niveles de creatinina eran más altos (3,1 – 5,0 mg/dl) y fueron randomizados a recibir 20 mg de benazepril (n = 112) o placebo (n= 112) con un seguimiento medio posterior de 3,4 años. Además, todos los pacientes recibieron tratamiento antihipertensivo convencional con el propósito de reducir la PA < 130/80 mmHg. El objetivo primario estaba compuesto por: insuficiencia renal terminal, duplicación de la creatinina o muerte. Objetivos secundarios: cambios en el nivel de proteinuria y en la tasa de progresión de la insuficiencia renal.
El objetivo primario se alcanzó en el 22 % del grupo 1, comparado con el 41 % de los pacientes del grupo 2 (p = 0,004). En el grupo 2 los pacientes asignados a benazepril tuvieron, en relación con los que recibieron placebo, una reducción del 43 % en el riesgo de alcanzar los epígrafes del objetivo primario (p = 0,005). Además, el benazepril redujo el nivel de proteinuria un 52 %. Este beneficio no parece que tuviese relación con el control de la PA. La proporción de efectos secundarios fue similar con benazepril o placebo. Los autores concluyen que benazepril confiere renoprotección significativa en los pacientes con IRC grave de origen no diabético.

Comentario:

Aunque un metaanálisis muy reciente (Casas et al. Lancet 2005; 366: 2026-33) expresó algunas dudas sobre la eficacia renoprotectora de los bloqueantes del sistema renina-angiotensina, todas las Guías Internacionales sobre hipertensión y riñón recomiendan el uso de estos fármacos en el primer escalón terapéutico de la enfermedad renal crónica. Hasta ahora la mayor parte de las publicaciones han analizado pacientes con insuficiencia renal ligera-moderada (creatinina 30 % de la creatinina basal (2 %). También un 17 % que tuvieron tos; c) La dosis inicial fue baja (10 mg de benazepril, probablemente equivalente a 5-10 mg de enalapril o lisinopril) y se aumentó a 10 mg/12 h, tres semanas más tarde, tras verificar su tolerabilidad; d) en el trabajo no se citan las cifras basales y finales de la PA. No podemos descartar la presencia de mínimas diferencias entre los subgrupos de benazepril y placebo; e) es sorprendente el bajo nº de casos que tuvieron hiperpotasemia (6 con benazepril y 5 con placebo). Podría explicarse por la escasa ingesta de proteínas en esta población (0,5 g/Kg peso/día) muy por debajo de lo habitual en la población occidental (al menos1, 0 g/Kg peso/día) aunque también porque el 80 % recibían un diurético. Sin embargo, es poco probable que el efecto beneficioso deba ser adscrito sólo a la raza asiática; f) Es verosímil que el beneficio demostrado con benazepril pueda ser adscrito a otros IECA con perfil farmacocinética similar y dosis no altas (lisinopril,20 mg/día o enalapril,10 mg/12 h). Quizá también pueda extenderse a los ARA II pero harían falta estudios con el mismo diseño.
En conclusión los fármacos IECA pueden ser prescritos en enfermos con IRC grave de etiología no diabética asociándolos con diuréticos de asa y vigilando estrechamente las cifras de creatinina y potasio séricos en las primeras 2-3 semanas.

Cita original:
Hou FF, Zhang X, Zhang GH, Xie D, Chen PY, Zhang WR et al. Efficacy and safety of benazepril for advanced chronic renal insufficiency. N Engl J Med 2006; 354: 131-40

Último modificado: 16 julio, 2017